viernes, 12 de septiembre de 2014

A MODO DE PRÓLOGO O PRESENTACIÓN TOMO I [Por R.A. Pérez M. Director Regional de la DIBAM]


A MODO DE PRÓLOGO O PRESENTACIÓN

Una literatura regional o nacional no la hacen dos o tres conocidas y consistentes grandes obras, una literatura la conforma una serie de publicaciones, de diferente calidad, estilo y méritos, es lo que conocemos como el canon. Y de igual forma que un bosque está conformado por cientos de árboles, hierbas y arbustos, una literatura existe como expresión de cientos de textos, algunos el otoño posterga otros el verano publica. Y las estaciones pasan y cual hojas van secándose unas y reverdeciendo otras.

Dicho lo anterior, la presente publicación no es una antología, ni un florilegio, ni expresión fidedigna del parnaso regional, es solo una muestra de una serie de textos de quienes hoy escriben en nuestra región. Y su propósito no vas allá de mencionarles entre quienes hoy leen para escribir mañana.

Es una muestra dispersa como es nuestra región, pues ( y escribo “pues” ex profeso) nuestra literatura sigue siendo “un genuino producto de nuestro medio ambiente político y etnográfico, o un reflejo, a través de este medio, de intermitentes proyecciones filosóficas o artísticas” tal cual lo dijeran J. Molina y J.A. Araya en su “Selva Lírica”.

Pero al escribir en la frontera se le suma riesgo y amplitud, además de nuestra interculturalidad y nuestra estirpe chileno peruana, porque todo acto de escribir, de escribir literatura se raigambra y expresa en una identidad, y ese es el valor de esta muestra. Mas que sus blasones literarios, o su aporte a la renovación del lenguaje, son sus temas y el manejo de nuestro castellano en isoglosas inciertas.

Por lo que no es ni gratis ni anecdótico encontrar entre los textos a un perro corriendo con un cartucho de dinamita atado al lomo por la ladera del morro, a “la china Supay” junto a Caribdis, o a Anita Ekberg y la importancia de un animal negro. A Calderón, Lastra y Santander la mano se les vino mas sencilla: estaba el costumbrismo para explicar la antología, para nosotros la situación es a decir lo menos, compleja, mas incluso si se cruzan el Tomo I y II de las presentes “Muestras Generacional de Literatura de Arica y Parinacota”. Sí,compleja es al situación, pues conviven además de una variedad de temas, motivos y lenguajes, dos generaciones perturbado-ramente distantes. Y si de algo estamos claros al final es que nuestra selva lirica, sino tupida ni con envergadura de bosque de araucarias, sí de una variopinta textura.  

Ambas Muestras, son fiel testimonio de lo que se escribe hoy en la frontera, lo decíamos: interculturalidad, una estirpe compartida, amplitud idiomática y temática, que se suman a la búsqueda, a  a la experimentación, a la ruptura propias de todas nuevas generaciones.

Sin embargo a quienes presentamos en este Volumen 1 los toco vivir y escribir, junto con las señas ya dichas, mas allá del margen. Mas allá de ese descampado en el que terminaba Chile. Arica estaba mas allá de la frontera norte del imaginario nacional del siglo XIX, ese imaginario que concebía al desierto como el vacio en el contexto del barroco americano. Mas allá de lo inhabitable, de lo estéril, de lo inhóspito, de lo que Vicuña Mackenna llamara “el país silencioso de la muerte” y del que A. Benavides dice que “oprimía el ánimo e infundía pavor”, alla, en la otredad, en la otra rivera de ese imaginario social con que Chile viera el descampado de Atacama como se le llamó durante la colonia y gran parte del siglo XIX, se encontraba el poblado de Arica.

Quienes escriben en este volumen viven su época de gestación el mediar el siglo pasado, una terrosa cuesta de Camarones les unía a Chile y sus referentes culturales mirar mas hacia el Ande, hacia el pasado, hacia el desierto visto desde su espalda, que hacia la bohemia, la tertulia literaria, el campo o el hacinamiento de las ciudades.

Esta es asi también una invitación, una invitación a leerles, a comprenderles y porque no, a estudiarles.

R.A. Pérez M.
Director Regional de la DIBAM


 Ref.- B Vicuña M “El Libro de la Plata” 1982, A Benavides, “Seis años de Vacaciones” 1988; en M Vicuña “La Imagen del Desierto de Atacama” 1995;  J Molina, J Araya “Selva Lírica” A Calderón, P. Lastra “Antología del Cuento Chileno” 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada